Uno de los aspectos cruciales a la hora de crear un huerto urbano son las horas directas de sol que reciben las plantas. Por norma general, un elevado porcentaje de las plantas necesitan de un mínimo de 5-6 horas de sol diarias para poder crecer y desarrollarse adecuadamente, pero adentrémonos con mayor profundidad en la gran importancia que tiene el sol sobre nuestro huerto urbano.

Situaciones que nos podemos encontrar en nuestro huerto urbano

Montar un huerto urbano, por pequeño que pueda resultar, no implica que no exista un trabajo y esfuerzo detrás para conseguir los resultados deseados, y tal y como se mencionaba, el sol cobra un papel muy importante en este sentido. Debe decirse que nos podemos encontrar con dos situaciones a las que se ha de saber hacer frente:

  • Huerto urbanos con poco sol

Por desgracia, no todas las viviendas reciben la misma cantidad de luz solar al día de manera directa, lo que significa que ello puede ser un problema a la hora de crear un huerto urbano.

Cuando se den este tipo de situaciones, lo recomendable será decantarse por cultivos que necesiten poco sol para crecer. 

Los mejores vegetales a cultivar si existe escasa exposición solar son los siguientes: apio, borraja, caléndula, cebollas, cebollín, manzanilla, hinojo, perejil, menta, entre otros. La plantas aromáticas también son una muy buena alternativa.

  • Huertos urbanos con mucho sol

No es malo que un huerto reciba mucha luz solar, lo realmente malo es que durante los meses de verano el sol resulta abrasador y puede resultar perjudicial para las plantas, ya que las mismas corren el riesgo de quemarse.

Habrá que ser cuidadosos y proteger las plantas del sol durante aquellas horas en las que tiene mucha más fuerza, principalmente a media mañana y durante las primeras horas de la tarde.

La mejor alternativa será disponer de una malla de sombreo de una buena calidad. También se recomienda disponer de pequeñas bolas de corcho que ayuden a mantener la humedad y evitar que el agua se evapore de riego rápidamente con el sol.

¿Cómo saber si a una planta le falta luz?

No es ningún misterio que la mayoría de las plantas necesitan del sol para crecer, pero cuando no reciben la luz solar suficiente es habitual que las plantas puedan presentar una serie de síntomas:

  • Se secan sus frutos
  • Sus hojas se ponen mustias y con un tono oscuro
  • No son capaces de seguir creciendo con normalidad
  • Se debilitan, ya que no son capaces de realizar la fotosíntesis
  • En casos extremos se pueden llegar a quemar las raíces

Se debe tener muy en cuenta que la luz resulta aún mucho más importante durante los meses de inverno, ya que es la época del año donde resulta más escasa, pudiendo afectar negativamente a tu huerto urbano. Es clave ayudar en la medida de lo posible a que tus plantas reciban la luz necesaria en otoño e invierno, además de no regarlas con tanta regularidad ni intensidad para evitar que terminen pudriéndose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *