El consumo de setas en el hogar ha experimentado un gran auge en los últimos años, y ello ha dado lugar a que cada vez más personas se animen a plantar sus propias setas en el hogar, pero ¿Cómo hacerlo? Si deseas saber cómo plantar tus propias setas en casa, ¡no dejes de leer!

Las setas son realmente deliciosas y realmente nutritivas, por ello se trata de un alimento que no ha de faltar en el huerto de tu hogar si deseas disfrutar de platos realmente saludables, ecológicos, sabrosos y nutritivos. Si deseas poder disfrutar del placer gastronómico de poder degustar setas que tu mismo has cultivado, deberás tener en cuenta una serie de recomendaciones.

Consejos para plantar tus propias setas en casa

Antes de entrar en materia, es importante tener en cuenta que para plantar tus propias setas en casa dispondrás de dos alternativas: empezar desde cero o bien hacerlo a partir de kits ya preparados para ello, esta última una opción más rápida y sencilla, pero también menos gratificante que realizar tu propio cultivo casero de setas.

Si nos decantamos por realizar la plantación de setas desde cero debes saber que antes de nada deberás seleccionar el tipo de seta que deseas plantar ya que, como bien es sabido, la diversidad de alternativas es realmente abundante. Las más comunes son las setas ostra y los champiñones.

Después llegará el turno de adquirir los elementos y materiales necesarios para su plantación. Para cultivar setas será necesario comprar un medio para el cultivo (paja, serrín, estiércol de compostaje), así como micelios que faciliten su cultivo, los cuales podrás encontrar en viveros o tiendas de jardinería. Otra alternativa sería cultivar a partir de esporas, pero debe decirse que se trata de un proceso mucho más lento y complejo.

Es importante recordar que tanto el serrín como la paja se tendrán que esterilizar previamente para evitar el crecimiento de otro tipo de organismos que afecten negativamente a tu cultivo. El método de esterilización más recomendado es el calentarlos en un microondas a máxima potencia durante un par de minutos dentro de un bol con agua.

El paso siguiente será el de mezclar serrín y paja con los micelios en un plato o bandeja que tenga una escasa profundidad. Es esencial que la bandeja se sitúe en un lugar húmedo, sombrío y oscuro para conseguir que crezcan satisfactoriamente. Lo ideal es que el espacio en el cual sea ubicada la bandeja tenga una temperatura de 15º C y 20º C. En el caso de que no exista humedad, será recomendable humedecer con un pulverizador diariamente. Si todos los pasos se han realizado correctamente, podrás comenzar a observar los primeros resultados tras unas 2-3 semanas desde la plantación. Recuerda que para poder recolectarlas deberás arrancar todo el racimo realizando un giro seco. Ahora que sabes plantar tus propias setas en casa, no esperes a ponerte manos a la obra para empezar a disfrutar de este alimentos tan delicioso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *