¿Quién dice que crear un huerto urbano solamente es una actividad para adultos? Los pequeños de la casa también pueden pasarlo en grande, aprender y, por supuesto, chuparse los dedos con los resultados obtenidos participando en la creación y mantenimiento de un huerto ecológico. Si te estás preguntando cómo hacer un huerto ecológico para niños, ¡sigue leyendo!

Cuidar la dieta de cualquier persona es vital, pero lógicamente en los pequeños de la casa la dieta cobra una relevancia aún mayor. Incluir alimentos ecológicos en el menú diario de los niños es esencial para que crezcan fuertes y sanos, ya que ello les proporcionará todos los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento. ¿Quieres saber más?

Cómo hacer un huerto ecológico para niños

Si deseas hacer un huerto ecológico con los niños has de saber que no necesitas de demasiado tiempo, sin embargo disfrutar de una experiencia de este tipo con los pequeños de la casa puede resultar verdaderamente fructífera. Y es que los niños que colaboran en huertos urbanos:

  • Aprenden a asumir responsabilidades
  • Aprenden sobre la naturaleza y los cultivos
  • Dedican un menor tiempo a ver la TV o a los videojuegos
  • Aprenden a conocer los alimentos saludables que deben ingerir

La naturaleza, donde se incluyen lógicamente los huertos, son capaces de enseñar las muchas maravillas de este mundo a los niños. Existen varios pasos básicos para poder hacer un huerto ecológico para niños:

  • Planificar el huerto: Lógicamente, una terraza o balcón suelen tener espacios limitados, de modo que es conveniente elegir plantas que sean de pequeño tamaño. En el caso de disponer de un buen jardín, entonces no habrá tanto problema a la hora de elegir las especies a cultivar.
  • Recipientes: Podréis elegir recipientes de toda clase, desde macetas hasta jardineras, pasando por mesas de cultivo, pero deberéis ser cuidados para evitar que ninguna planta se quede sin recibir el suficiente sol, sobre todo si elegís recipientes de diferentes alturas.
  • Cultivos de ciclo corto: Lo mejor si van a participar niños en la actividad es apostar por cultivos de ciclo corto, ya que de este modo transcurre muy poco tiempo desde que se realiza la siembra hasta que se realiza la cosecha y los niños se divertirán mucho más al ver resultados relativamente rápidos. Una buena apuesta son las lechugas.
  • Cultivos compatibles: No todos los cultivos son compatibles ni se ‘llevan bien’. En este sentido se debe decir que las plantas más recomendables son puerros, pepinos, fresones, acelgas, escarola, rabanitos, cebollas, ajos, lechugas, canónigos, entre otros. Las hierbas o plantas aromáticas también son otra interesantes alternativa: hierbabuena, perejil, albahaca, romero, orégano, etc.

Actividades para los niños: Es evidente que los pequeños de la casa no podrán realizar todo el trabajo, por ello es adecuado encargarles tareas o actividades sencillas que puedan realizar sin problemas como, por ejemplo, recoger hojas secas, regar las plantas, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *