El tomillo es uno de los condimentos o hierbas aromáticas más empleadas a la hora de cocinar, ya que es capaz de proporcionar un gran sabor a los diferentes platos que se elaboran diariamente, ya sean guisos, carnes, pescados o sopas. Es precisamente por esta razón por la que cultivar tomillo en un huerto urbano es imprescindible, ya que se trata de una planta que no debería faltar en tu hogar.

Cómo cultivar tomillo en un huerto urbano

Cultivar tomillo en el huerto de tu casa es realmente sencillo y no tiene ningún misterio, ya que podrás hacerlo a partir de semillas o bien a partir de una planta ya cultivada en una maceta, las cuales podrás encontrar con suma facilidad en prácticamente cualquier floristería o vivero. En esta ocasión nos centraremos en su cultivo a partir de semillas. Toma nota de estos pasos:

  • Época de siembra

La mejor época del año para poder sembrar tomillo a finales de invierno, de este modo ya podrás contar con plantas crecidas y adultas al llegar la época de primavera y verano. Con un solo sobre de semillas tendrás más que suficiente para todo el año.

  • Tierra para el tomillo

El tomillo crece perfectamente bien en casi cualquier tipo de tierra, ya que no se trata de una planta demasiado exigente en este sentido. Se aconseja que la tierra cuente con un poco de abono o de compost casero que mejore la calidad de la tierra escogida y facilite que la planta crezca más y mejor. Hay que recordar que suele necesitar de suelos secos y alcalinos.

  • Macetas para el tomillo

Esta planta suele contar con unas raíces bastante largas, de modo que necesitas macetas con una buena profundidad y altura para conseguir que puedan arraigar bien. Además, es esencial que tenga un buen sistema de drenaje, por lo que deberás comprobar si dispone de agujeros inferiores que permitan la salida del agua sobrante.

  • Siembra del tomillo

Es recomendable que la siembra entre semillas se realice cada 50 cm. ya que son plantas que se extienden bastante en el suelo, por lo que se les debe dejar bastante espacio para que crezcan sin problemas.

  • Riego del tomillo

El tomillo es una planta que necesita de poca agua para poder crecer fuerte y sana, por lo que los riegos se realizarán en pocas cantidades cuando el sustrato este seco, algo que se recomienda comprobar con el dedo. Normalmente se riega dos veces en verano y una en invierno. También es importante evitar que quede agua estancada en los platos, ya que ello puede pudrir la planta. De hecho, el 90% de las plantas de tomillo que no salen adelante es precisamente por exceso de agua.

  • Cosecha del tomillo

La recolecta debe hacerse en época de floración, es decir, entre los meses de mayo a octubre. Se deberán cortar las ramas, pero sin olvidar unos pocos centímetros para permitir una nueva floración. Se aconseja hacer la recolecta en días secos, cuando haya una menor humedad.

  • Plagas en el tomillo

El tomillo no es una planta propensa a sufrir plagas de ningún tipo, aunque el exceso de humedad si que puede dar lugar a la aparición de hongos como, por ejemplo, el mildiu. Ahora que sabes las claves para cultivar tomillo en un huerto urbano, no tardes en ponerte manos a la obra para poder aprovecharte cuanto antes de las sorprendentes y beneficiosas propiedades terapéuticas y aromáticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *